Sabrosos desayunos y onces en el Café del Poeta de Valparaíso

Una caminata por Valparaíso debe ser finalizada como corresponde. Por eso llegué hasta la plaza Aníbal Pinto (subida al cerro Concepción) y me instalé en el Café del Poeta, un lugar realmente agradable y donde siempre me han atendido de muy buena manera.

Desde su entrada se aprecia un local acogedor, limpio, muy ordenado y pensado en los clientes. Comprendiendo que están en una zona turística, venden souvenirs, libros y distintas cosas de la ciudad puerto. Su principal atracción son las figuras a tamaño real de Pablo Neruda y Gabriela Mistral tomando té, que se roba la mirada de todos los visitantes.

En cuanto a sus productos, el café, el té y la pastelería llevan la delantera. La gran variedad que tienen de cada una de estas cosas te complica a la hora de elegir. Todo es muy rico.

Como mi tentación iba por lo dulce, me animé por un té Passion Flower (té negro aromatizado con flores de maracuyá) y un trozo de torta de panqueque manjar-frambuesa cubierto por mazapán. El té fue una excelente elección, pero la torta… realmente es asombrosa. Un sabor único. Fresca, rica y buena mezcla. Además, te sirven la dosis justa para no caer en el hostigamiento. Si la intención es tener un rico desayuno u once, sin duda es una gran opción.

Los precios están muy acordes al mercado. El té cuesta $1.100 y la porción de torta cuesta entre los $2.000 y $2.500. Decir que te dan ganas de volver es poco. Lo recomiendo 100%.