Exquisitas especialidades en Salvador Cocina y Café

En medio del caos que se arma durante la semana en el Paseo Ahumada, en una calle muy pequeña al poniente, se encuentra Salvador Cocina y Café (Bombero Ossa 1059), un restaurante con mucho estilo y al cual fui invitado a almorzar sin tener la menor idea de con qué me encontraría.

De entrada ya es agradable. Piola, buena decoración y por sobre todo, excelente atención. Para almorzar puedes pedir el menú del día, que da la posibilidad de elegir una opción entre cuatro entradas y otra entre cuatro platos de fondo. Incluye un ice tea (té helado) y el respectivo café o postre de la casa.

Alucinado con lo gourmet de las especialidades, para comenzar pedí una “bruschetta con cremosa de queso chacra, tomates cherry asados en base de pan de campo”. Estaba sencillamente monumental. Es un trozo de pan especial tostado, aliñado de buena manera y con los ingredientes ya mencionados. Cumple el rol de abrir el apetito para esperar el plato de fondo, el cual consistió en unos “Raviolotti rellenos con ricotta salteados en mantequilla de ajos asados, pesto de tomate confitado, rúcula fresca y tostada con tapenade (salsa) de aceitunas”. Para el final, el postre fue un budín con manjar que estaba sencillo, pero bueno.

Quise agregar el nombre completo de las especialidades, por si alguien va al local y se anima a pedir lo mismo, o bien, para quien quiera intentar la combinación en la casa.

Debo decir que me agradó mucho la comida, estaba exquisita. La combinación de sabores y olores está lograda a la perfección y hacen que uno disfrute mucho su estadía. En cuanto a valores, no es lo más económico del mercado. Cada menú cuesta $7.900 pero quien esté buscando una alternativa de este tipo, se verá recompensado.