El bar del GAM

No se llama así ni tampoco está relacionado comercialmente con el centro cultural, pero esa es la forma más fácil de ubicarlo. Se trata de “El bajo”, un bar que se instaló en el -1 del GAM y que cuenta con una espectacular terraza donde te olvidas por un rato que estás en pleno centro de Santiago.

El bar es bastante ondero. Como en pocos lugares del centro, el habitual ajetreo y eterno bullicio parecen quedar atrás en la enorme explanada que alberga su terraza, la que invita con gusto a disfrutar de la tarde con algo para beber y comer.

La carta de comida es bien variada: hay pizzas, ceviches, hamburguesas y papas bravas, entre muchos otros. En mi visita probé la hamburguesa “El bajo” (7.500) que, a mi juicio, estaba algo discreta, tanto en sabor como en apariencia (salvo por el pan). Nada especial. Le faltaba cariño, amor, dedicación. No la comería de nuevo, pero de todas formas conviene volver para ver cómo andan el resto de las preparaciones.

Hay varias cervezas en botellín y su schop principal es el Blue Moon, una ale de trigo estilo belga, sin filtrar. Me gusta ver que los bares se la jueguen por alternativas a los clásicos Kross o Torobayo. 

El servicio es bastante cordial y hay mucha preocupación por el Covid-19. Las medidas de prevención se cumplen a cabalidad, sobre todo las relacionadas con la distancia de las mesas. En general, hay muchísimo espacio entre ellas y para desplazarse.

En resumen, es un lugar bastante agradable para pasar la tarde con amigos en un ambiente acogedor y tranquilo, pese a estar en pleno centro de Santiago. Que esté en el GAM, un lugar impregnado de cultura y creación, es su mejor atributo.

Precio: $15.000 aprox. por persona.