Barrios: la diversidad del mítico Bellavista

Si hay un barrio en Santiago que nunca ha perdido la condición de bohemio, es Bellavista. Y es que en gran parte de su extensión -que abarca las comunas de Recoleta y Providencia- alberga entretenimiento de todo tipo y para todos los bolsillos.

Así como en calle Pio Nono reinan locales de perfil universitario, orientados a la cerveza de litro y la comida rápida, también cuenta con espacio para turistas en el “Patio Bellavista” y una zona destinada, principalmente, al adulto joven chileno, la que está presente en calle Constitución y sus alrededores.

Gran parte de su éxito se debe a su privilegiada ubicación, céntrica y perfecta para ofertar entretenimiento a un amplio público compuesto principalmente por residentes de las comunas de Providencia, Santiago y Recoleta, quienes no sólo llegan al barrio por sus restaurantes y bares, sino también por su amplia oferta cultural donde destacan teatros y “La Chascona”, una de las casas de Pablo Neruda, convertida en museo.

Pero como en Gordo Lechón nos gusta hablar de comida y tragos, aquí les traemos una selección de lo más destacable del barrio hoy por hoy, para que se animen y lo visiten junto a amigos, familiares o colegas.

Krossbar

Este bar, del que hemos hablado mucho, está orientado a la venta de cerveza artesanal, principalmente de la misma cervecería. Se ha ido consolidando como uno de los imperdibles del sector dada la calidad de sus productos, además del buen servicio. Al ser un bar tan demandado, días los días jueves, viernes o sábados se hace imperativo acudir temprano. De lo contrario, podrías no encontrar mesa. Pero el esfuerzo vale la pena.

Fuente Chilena

¿A quién no le gusta disfrutar de un rico sanguchito? Para eso está la Fuente Chilena, un espacio que conserva el espíritu sanguchero chileno clásico tan presente en schoperías y fuentes de soda. Aquí podemos disfrutar de una enorme variedad de preparaciones como completos, lomitos, churrascos y fricandelas, entre otros, además de crudos y empanadas fritas. Todo de primera y muy bien atendido. Como es obvio, sirven cerveza y tragos preparados.

Jardín Mallinkrodt

No se trata de sólo un local, sino de varios que, combinados, dan vida a esta amplia y acogedora terraza que te permite disfrutar de las bondades de cualquiera de los locales presentes, en una carta única. Es decir, podemos pedir una hamburguesa de un local, un ceviche de otro, y las cerveza de otro, pero todo va a la misma cuenta y con un servicio unificado. Es una estupenda opción, sobre todo cuando no hay consenso sobre qué comer/tomar dentro del grupo.

Galindo

Definitivamente, un clásico del barrio Bellavista. Aquí llevan años sirviendo sánguches y comida chilena a sus comensales, quienes lo siguen prefiriendo por su condición de “picada”, donde todo es rico y contundente. Es un gran lugar para pasar la tarde con los amigos, mientras comes y bebes a destajo y con buenos precios.

Siente Negronis

Destacado varias veces entre los 50 mejores bares del mundo, Siete Negronis asoma como un imperdible de la capital. Este bar de calle Mallinkrodt destaca principalmente por su coctelería de nivel mundial, con tragos únicos e irrepetibles, los que van variando conforme avanzan las semanas. Aquí todo es de primer nivel, por lo que la satisfacción está garantizada.

Tamango House of Beer

Parece ser que el destino de toda cervecería exitosa contempla la apertura de su propio bar. Eso es precisamente lo que está viviendo la innovadora “brebajería” Tamango, que hace un tiempo viene haciendo gozar a los amantes de la cerveza con sus sabrosas IPA, entre muchas otras. Ahora, éstas se pueden disfrutar en Tamango House of Beer, ubicado justo en la esquina de Mallinkrodt con Dardignac.