Rubik Restobar: un sinfín de cervezas y mucho Jagermeister

A ver. Santa Isabel con Seminario, buen acceso, fácil de llegar, dos avenidas que todo santiguino conoce y un local que se asoma humilde y esconde sorpresas tan agradables como un sinfín de cervezas artesanales de todas las latitudes.

rubik

Foto: Diego V / Foursquare

Ése es Rubik, un bar rico, de esos para pasar la tarde con amigos o colegas después del trabajo. Ofrece mesitas en la calle, ahí, con los transeúntes; también un patio interior bien piolita, con poquitas mesas y en un entorno tan tranquilo como la parte trasera de tu casa (de hecho, eso es lo que es). Adentro, mucha onda. Las tres opciones son buenas.

Ya mencioné que hay cervezas y obviamente piscola y los clásicos bebestibles a los que estamos acostumbrados. Mas no es todo: se jactan de sus 12 preparaciones a base de Jaggermeister, trago de moda en nuestro país. Sí, se alejan del Jaggerbomb (aunque lo tienen) y nos entregan opciones para que todos puedan acceder a esta maravilla germana. Los puritanos pueden disfrutar del shot a sólo $2500 y garantizar una tarde/noche de diversión y armonía.

GUATITA LLENA, CORAZÓN CONTENTO

Obviamente tienen comida, mucha: hamburguesas, quesadillas, chorrillanas y otras tablas. En mi paso por Rubik probé dos cosillas: Nachos con salsa de queso cheddar y guacamole ($3900). Bastante buenos, por cierto, pero una porción un poco pequeña. Diría que para dos está bien.

Lo que me dejó bastante contento (era que no) fueron las papas fritas con salsa de queso derretido. Buena porción, harto queso. Ideal para que el brebaje que disfrutamos no haga de las suyas con nuestra percepción del mundo que nos rodea. Tres comen súper bien.

En fin. Sin duda una excelente opción para aquellos que trabajamos en Santiago Centro o Providencia. En promedio se van a gastar unas 12-15 luquitas. El barrio es concurrido y -creo- no reviste peligrosidad para quienes quieran quedarse hasta más tarde.

Seminario 515
Providencia, Santiago