¿Pizza y tallarines?: los rotundos fracasos de McDonald’s en el mundo

Sabemos que McDonald’s no se dedica exclusivamente a la venta de hamburguesas. También ofrecen ensaladas, nuggets y postres. Sin embargo, a lo largo de su historia hubo productos que no fueron bien pensados y fracasaron rotundamente. Aquí te los mostramos.

Mc Gratin Croquette

Diseñada para el mercado japonés, esta hamburguesa contenía macarrones fritos, camarones y puré de papa. Se servía en un colchón de repollo. No tuvo éxito pero suele volver en forma esporádica en algunas sucursales japonesas.

Foto: reproducción

Mc DLT

Se trata de una hamburguesa con lechuga, tomate, queso cheddar y otras salsas. La gran diferencia radicó en su embalaje: la parte inferior del pan y la hamburguesa venían en un envase separado, por lo que el consumidor debía “armarla”.  Muchos aseguraban que el envase era difícil de manejar. Más adelante, la cadena optó por entregar todo junto, naciendo así la Big N’ Tasty.

Mc Pizza

¿Pizza en McDonalds? ¿Para qué, si tenemos Pizza Hut? Bueno. En la década de los 80 lo intentaron.  Se dice que fracasó porque tardaba mucho más que las otras preparaciones. Otros plantean que no tuvo éxito debido a que la caja no cabía por la ventanilla del Auto Mc.

Foto: reproducción

Mc Spaguetti

Ni que la cadena hubiera nacido en Italia. A finales de los 80 y principios de los 90, McDonald’s lanzó un combo que incluía una porción de espagueti con albóndigas, papas fritas y bebida. La demanda fue muy baja y terminaron sacándola del menú.

Foto: reproducción

Mc Lean Deluxe

“Es bajo en grasa, pero sabe muy bien”. Así se presentaba esta hamburguesa que fue concebida para aquellos que buscaban mantener la línea. La carne contaba con extractos de algas marinas para su adhesión. Teorías plantearon que las algas no sólo alteraban el sabor de la hamburguesa, sino que traían seríos problemas de salud. Esto jamás fue comprobado.

Mc Hulaburger

Fue creada en 1963 por Ray Krok, quien compró McDonald’s en sus inicios y lo transformó en una mega empresa con presencia en todo el mundo. La preparación estaba dirigida a los católicos romanos que tenían prohibido comer carne los viernes. Consistía en una hamburguesa con queso, pero con una rodaja de piña en vez de carne. Nadie la pescó.

En Chile: Mc Completos

La verdad no sé si se llamaba así, pero existió. Corría el año 2006 y en algunas sucursales de McDonald’s (como la del barrio República, por ejemplo), se ofrecían completos italianos. Tal cual: salchicha, tomate, palta y mayo. Recuerdo que costaban $990 y se asemejaban bastante a los del Doggis. No sé por qué los sacaron, pero sé que existieron porque me comí varios.